Académicos plantean proteger productores de leche y queso

Martes, 19 Julio 2016 19:42 Visto 2012 veces
Valora este artículo
(0 votos)

PUBLICADO POR :

Webmaster

La Facultad de Ciencias Agro­nómicas y Veterinarias, a tra­vés de su Escuela de Zootec­nia propone alternativas pa­ra garantizar el amparo a los productores locales de leche y sus derivados.

leche en cifras CopyLa situación actual del sector lechero es bastante complicada, en vista de algunos eventos que se producen en países grandes productores. En la Unión Europea existía lo que se llamaba la cuota por productor, o sea, que había un volumen establecido de producción de leche y quien se pasa­ba de ese nivel era penalizado.

Hace tres años esa medida fue elimi­nada y actualmente los productores pue­den producir la cantidad de leche que es­timen pertinente para su hato ganadero. Es oportuno resaltar que la mayoría de esos gobiernos subsidia a sus producto­res, principalmente a los medianos y a los pequeños, lo que le permite operar con menores costos de producción.

Hay una producción de leche que ha perdido mercado, como por ejemplo, el de la Federación Rusa.

Según estadísticas del Fondo de las Na­ciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el país con los mayo­res niveles de producción de leche es la In­dia, que produce el 18% de todo el volu­men mundial; en el segundo lugar figura Estados Unidos con el 12%; China y Bra­sil con el 5%; la Federación Rusa con el 4%; Francia y Nueva Zelanda con el 3% y Turquía y Pakistán con el 2%.

El 85% de la producción mundial de leche la producen las vacas, el 11% los bú­falos, el 2% las cabras, las ovejas el 1% y el 0.4% los camellas. El 25.2% de la leche producida en todo el mundo se convier­te en queso.

Con la eliminación del tope de produc­ción en la Unión Europea y en los Estados Unidos, concomitantemente con le elimi­nación del tope de producción en todos los países productores, se incrementa el nivel de producción en Latinoamérica, por las mejores condiciones del tiempo, por el ma­nejo del ganado y por el mejoramiento ge­nético. Una gran proporción de esa leche producida se convierte en queso.

En este contexto, países como Brasil, Argentina, Uruguay y Costa Rica se han convertido en exportadores de leche y lác­teos, impulsados por los “brokers”, o corre­dores, que buscan productos, sin distin­ción, para colocarlos en los mercados in­ternacionales, de lo que no está exenta la República Dominicana.

Los brokers se han dado cuenta de que hay una alta producción que está en espe­ra de ser colocada en el mercado, debido a que los rusos dejaron de comprarle que­so a la Unión Europea y a los Estados Uni­dos; y China está produciendo su leche, ya que hace cinco años formó su hato leche­ro con ganado de Estados Unidos, Argen­tina, Brasil, Uruguay y Canadá.

El mismo problema de la República Do­minicana se registra en países como Cana­dá y México, que observan cómo el exce­dente en la producción de lácteos no en­cuentra mercado para ser colocado.

Ante ese excedente en la producción de leche y queso que se registra en estos mo­mentos y dada la facilidad que tienen los productores de los países antes citados pa­ra producir a menor costo, por los subsi­dios que les dan los gobiernos, los impor­tadores la traen masivamente a la Repú­blica Dominicana, lo que afecta sensible­mente la producción nacional.

Cabe destacar que en la República Do­minicana se producen 650 millones de li­tros de leche al año, lo que representa 1.78 millones de litros diarios. De acuerdo a datos del Consejo Nacional de la Leche, CONALECHE, en el país hay 500 quese­rías, entre pequeñas, grandes y medianas. El 54% de la leche producida en el país es convertida en queso para consumo local.

Los datos del pre-censo agropecuario arrojaron que en el país, 47 mil ganaderos grandes y pequeños, no encuentran mer­cado para su producción, por los altos ni­veles de importación.

Según el especialista en el tema, maes­tro Elio Reyes, a eso se suma que los nive­les de exportación de leche y queso son muy ínfimos, debido a que la mayoría de las queserías no cumplen con los estánda­res de calidad, ni con el Sistema de Análi­sis de Peligros y Puntos Críticos de Con­trol (HACCP, por sus siglas en inglés Ha­zard Analysis and Critical Control Point).

En tal sentido, exige de las autoridades locales la implementación de medidas que ayuden a paliar la situación por la que ac­tualmente atraviesa la industria láctea.

 

 

Ante la grave situación por la que atraviesa el sector ganadero del país, la Escuela de Zootecnia de la Facultad de Ciencias Agronómicas y Veterinarias de la UASD, entiende que de manera urgente deben tomarse las siguientes medidas:

•Exigir a las plantas procesadoras de leche que la leche entregada al desayuno escolar sea de producción local, y pro­curar que en el periodo de vacaciones esa leche le siga llegando a esos niños.

•Que se produzca un acuerdo entre el Instituto Nacional de Bienestar Estudian­til, INABIE, y los procesadores de leche y queso para que a los estudiantes de la tanda extendida se les incluya queso de producción nacional en su dieta diaria.

•Que el Estado, a través del Conale­che, trabaje en la trazabilidad del gana­do, con el objetivo de identificar las va­cas existentes en el país (aproximada­mente dos millones de cabezas) para verificar que la producción de leche sea de alta calidad.

•Identificar vacas lecheras afectadas de tuberculosis o brucelosis, para sacar­las de producción.

•Incrementar los centros de acopio en todo el país, los cuales deben operar ba­jo un esquema técnico y con un perso­nal calificado, que aplique buenas prác­ticas de higiene.

•Evitar el uso de envases plásticos en el transporte de la leche. Sugiere usar bidones metálicos, específicamente de aluminio y acero inoxidable.

•Trabajar con pequeños procesadores de leche y lácteos, en lo relativo a la es­tructura física y equipos que utilizan en el proceso de producción, para que no se altere la calidad del producto.

•Aplicar normas de etiquetado. El Esta­do debe procurar que esa ley se cumpla.

•Evitar importación de quesos de for­ma indiscriminada.

•Exigir al importador de leche y otros productos lácteos someterse a las regu­laciones del Ministerio de Salud Pública, con el depósito en el departamento de alimentos de los componentes cualita­tivos y cuantitativos de esos productos, con la identificación de sus respectivas características microbiológicas y firmadas por la planta que envía el queso al país.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.