UASD Propugna por Pacto de Calidad para la Democracia Dominicana

Jueves, 14 Julio 2016 16:10 Visto 2074 veces
Valora este artículo
(0 votos)

PUBLICADO POR :

Webmaster

Panorama elecotral reciente retrata la situación actual de las organizaciones políticas

En la República Dominicana resulta impostergable institu­cionalizar la vida de los par­tidos y agrupaciones políti­cas, en el entendido de que no importando sus denomi­naciones, ideologías, progra­mas o formas de luchas, son en realidad una verdadera mediación entre la ciudada­nía y el poder.

 

Yannerys Paulino/Leandro Campos

 

Así lo considera la Facultad de Cien­cias Jurídicas y Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), que en los últimos años ha estado promo­viendo debates académicos con los parti­dos políticos, agrupaciones políticas y ac­tores de la sociedad civil.

A través de estos encuentros, la acade­mia busca sensibilizar y comprometer a la clase política nacional y toda la socie­dad, para la aprobación de la Ley de Par­tidos y Agrupaciones Políticas, como he­rramienta indispensable para garantizar mayores niveles de organización, demo­cracia interna, la renovación periódica de su dirigencia, y la fiscalización y transpa­rencia en las organizaciones políticas y en los procesos electorales.

En un documento titulado “Hacia un pacto por la calidad de la democracia do­minicana”, el Decano de la FCJP, Anto­nio Medina Calcaño y el director de la Escuela de Ciencias Políticas, maestro Henry Blanco, plantean la urgencia de que la clase política nacional se encami­ne en los próximos días a pactar con la so­ciedad la Ley de Partidos, con miras a ge­nerar un régimen jurídico que reglamen­te los procesos de elección y las activida­des políticas, con el propósito de “garan­tizar y afianzar un cambio sustancial en la democracia interna de las organizacio­nes políticas”.

El planteamiento hace énfasis en el for­talecimiento de los liderazgos políticos al interior de una democracia de ciudadanía que importantice la formación de los ta­lentos y potencialice el cumplimiento de sus deberes y derechos”

En la actual coyuntura política, y sin importar si se trata de un partido de oposi­ción como del oficialismo, tanto los candi­datos a distintas posiciones como los par­tidos políticos deben ponerse de acuerdo para que el país se aboque a la aprobación de leyes y reglas que disminuyan lo que el referido documento plantea como “poten­cial destructivo de los partidos políticos”, y que sirvan como base para el estableci­miento de un sistema democrático en el marco de las libertades para competir de igual por el poder.

Se destaca que el desafío para la demo­cracia dominicana está en la transforma­ción y el cambio de esta deficiente demo­cracia electoral, generando un marco le­gal que garantice una democracia inter­na de calidad en los partidos, una gestión más democrática de las cúpulas, un lide­razgo político con miras a la participa­ción ciudadana, capacitación de los cua­dros políticos y de los lideres; y unas re­glas claras para el financiamiento legal de las campañas.

“El sistema de partidos en República Dominicana, todavía es fuerte y posee es­trechas raíces con la sociedad, nuestros líderes políticos reciben un importante apoyo popular en los procesos electorales. Creemos que estamos a tiempo de evitar que los signos de deterioro que a veces se reflejan en uno que otro partido, se con­viertan en un cáncer profundo que co­rroa las estructuras partidarias y provo­quen el colapso del edificio de la demo­cracia”, concluye el documento.

Sectores demandan aprobación de la ley

En la actual situación post electoral que vive el país, en cuyo proceso fue evi­dente la violación a todas las reglas exis­tentes, tanto los observadores internacio­nales, encabezados por la misión de ob­servadores de la Organización de Esta­dos Americanos, OEA; como el sector empresarial y político del país, recono­cen que lo más conveniente para toda la nación es la aprobación de una ley de Partidos Políticos.

La posición del CONEP

A ese reclamo se unió también el Con­sejo Nacional de la Empresa Privada (CO­NEP), que en rueda de prensa, recono­ció la dificultad observada a lo interno de los partidos para la escogencia de las can­didaturas a distintas posiciones y las difi­cultades y debilidades en la organización y ejecución del proceso electoral.

Lo que plantea el proyecto de ley

El “Proyecto de Ley de Partidos Polí­ticos y Agrupaciones Políticas en la Re­pública Dominicana”, que descansa en el Congreso Nacional, contiene 96 artícu­los, en IX Títulos, en los que se abordan los siguientes aspectos: Los Partidos y Agrupaciones Políticas, Las Normas Es­tatutarias, De la Educación Política y De las Precampañas y Campañas Electorales para Cargos de Elección Popular, del Pa­trimonio y Financiamiento de los Parti­dos Políticos y las Campañas Electorales. Además, del Acceso a los Medios de Co­municación, De la Pérdida de Personería Jurídica de los Partidos y Agrupaciones Políticas; y del Régimen Penal.

Se destaca que una de las bondades de esta ley es que garantizaría una justa y equitativa participación de todos los ac­tores de la contienda. En el artículo 19 del Título I, sección IV, se prohíbe “Favore­cer o privilegiar a determinados candida­tos internos con informaciones de apoyo económico o de cualquier otra naturale­za en detrimento de los derechos de otro u otros candidatos de la misma organi­zación política”.

Más adelante, impide “Despojar de can­didaturas, que hayan sido válidamente ga­nadas en procesos convencionales inter­nos y en Primarias a dirigentes o militan­tes.

En un panel organizado por la Escuela de Sociología de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UASD, exper­tos sociólogos exponen sus opiniones so­bre el tema para El Universitario.

Jesús Díaz, Director de la Escuela y uno de los panelistas participantes expo­ne las preocupaciones que desde la acade­mia se manifiestan sobre el tema en cues­tión. Díaz Califica la práctica y los proce­sos políticos como adscritos, en el que se produce una constante renovación de las elites partidarias que restringe la participa­ción y la movilidad social, ya que los parti­dos, tanto los grandes como los pequeños, funcionan como corporaciones familiares.

Leopoldo Artiles, reconocido investiga­dor social asegura que el sistema de parti­dos está permeado por el predominio del clientelismo en el quehacer práctico de sus principales actores, lo “que ha devenido en violaciones constantes de sus propias re­glas y de las leyes que rigen la materia va­loran la democracia”.

Para el sociólogo, se requiere instau­rar nueva legislación electoral, la que de­ba contener la implementación de pro­gramas especiales encaminados a fomen­tar y promover el valor y el poder de elegir.

Otra de la iniciativa que según Artiles, deben plasmarse en una Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas y Régimen Elec­toral, sería limitar el arrastre en todos los niveles, desde regidores hasta senadores, donde todos y todas sean elegidos por los ciudadanos de manera directa.

Para el sociólogo y profesor Wilson Castillo, el aspecto fundamental está en la falta de institucionalidad para el cum­plimiento de las normas y en la falta de fis­calización de los procesos en materia elec­toral. Plantea que en una nueva legislación en materia electoral y de partidos y agru­paciones políticas urge la necesidad de re­gular el uso de los recursos en las campaña electorales, sin importar su procedencia.

Castillo considera impostergable la re­glamentación para eliminar la desigual­dad en la promoción y la publicidad en los procesos electorales, en el que se apliquen las reglas que propicien justicia y equidad en la práctica de los actores, y que se creen mecanismos efectivos de control.

Para el sociólogo e investigador Rafael Durán, el problema que arrastra la falta de regulación y sus efectos en la vida políti­ca nacional, está marcado por cinco ele­mentos básicos que deben ser regulados en la legislación electoral y de los parti­dos en el país:

“La nueva legislación del ejercicio po­lítico en República Dominicana debe em­pezar estableciendo un sistema especial de Primarias de los partidos, en el que se defi­nan con claridad los espacios, los tiempos y las reglamentaciones internas de los parti­dos, garantizados por la supervisión direc­ta del organismo electoral”, detalla Durán.

Uno de los elementos fundamentales que debe contener una nueva reglamen­tación del ejercicio y las acciones políti­cas, es un tope en los gastos de campaña, y un riguroso seguimiento de este capítu­lo”. Para Durán es necesario establecer al­gún tipo de medida para regularizar la par­ticipación de los actores políticos, en fun­ción del transfuguismo.

Una nueva legislación debe obligar a los partidos políticos a tener escuelas de forma­ción y educación política a sus militancias.

Esas regulaciones deberán estar funda­mentadas por un régimen de consecuen­cias como única forma de garantizar que se respeten las reglamentaciones.

El proyecto recoge también las reglamentaciones sobre la Renovación Interna de los Partidos, la Formación Política y Adiestramiento Técnico de sus miembros, la Regulación durante los procesos electorales y otros aspectos orientados a fortalecer el sistema democrático de todo el engranaje electoral.

En un panel organizado por la Escuela de Sociología de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UASD, expertos sociólogos exponen sus opiniones sobre el tema para El Universitario.

PLANTEAMIENTO DE LA OEA

OEA segunda quincena de mayo“Luego de un profundo análisis del marco legal para estas elecciones y del trabajo de campo realizado por los expertos en materia de organización y tec­nología electoral, participación 3 equitativa de hombres y mujeres, financia­miento de campañas, acceso a los medios de comunicación y justicia electoral, la Misión reitera la importancia de que se realice una reforma estructural pro­funda al marco legal que rige el proceso electoral”, señala el informe presenta­do por la misión, encabezada por el expresidente colombiano Andrés Pastrana.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.