EDITORIAL


EN EL SEPTUAGÉSIMO SÉPTIMO AÑO DE SU CUARTO SIGLO

Jueves, 01 Octubre 2015 14:11 Visto 1729 veces

PUBLICADO POR :

Aunque nacida antes, la Universidad Autónoma de Santo Domingo es hija del Estado Dominicano. Su cambio a la condición de laica le dio una dependencia gubernamental. Las subsecuentes modificaciones constitucionales y legislativas la han hecho el instrumento de formación de recursos humanos al nivel superior con el que el Estado ha tenido, hasta hace un tiempo, el único compromiso legal. Recientemente, ese compromiso se ha extendido a unas cuantas instituciones de educación superior, manteniendo la UASD cerca del 90% de la matrícula estudiantil de las academias de educación superior estatales.

Al arribar al septuagésimo séptimo año de su cuarto centenario, la Universidad se encuentra en plena madurez, con una producción de más de doce mil egresados de grado y postgrado al año, nueve facultades, con 48 escuelas y más de 100 carreras, con cerca de 200 mil estudiantes que acuden a 19 recintos dispersos por toda la geografía nacional. Sin embargo, este aniversario, oscuros nubarrones se ciernen sobre ella. Con un débil apoyo presupuestario de la fuente que por ley debe sustentarla, la institución se ve limitada en el cumplimiento de sus tareas.

No puede desarrollar infraestructuras básicas para su desempe ño, como aulas, laboratorios y talleres que les son imprescindibles para asegurar una formación adecuada a sus estudiantes; sin contar con los recursos para renovar instalaciones que ofrecen servicios tan vitales como los bibliotecarios o los asignados a su plataforma tecnológica; imposibilitada de aumentar su número de docentes y al mismo tiempo reducir la carga académica que llevan, en detrimento de la calidad académica, la Academia subsiste en medio de precariedades. Al mismo tiempo, interpretaciones interesadas de sectores públicos y privados, políticos y comerciales, amenazan con reducir, a través de modificaciones legislativas, las prerrogativas y atribuciones que por años ha cumplido la Universidad con eficiencia. Ahora se trata de la propuesta de Ley para el Examen Único de Competencias para el Ejercicio de la Medicina, pero mañana, nadie sabe qué se agregará.

En el campo de la educación básica y media, los embates para reducir las prerrogativas de la Academia en la formación de docentes es motivo de preocupación y lucha. Las actividades celebradas como parte de este mes aniversario de la Universidad han abarcado un amplio abanico, con participación de actores nacionales e internacionales, que po nen en alto relieve lo que la Universidad es y hace.

Congresos, simposios, exposiciones, ciclos de cine, seminarios, conferencias, encuentros, presentaciones artísticas, actos de investidura e intercambios deportivos forman parte de una larga lista que llenó con atractivos cada día del calendario en este octubre, que además ha coronado las conmemoraciones del cincuentenario de la Gesta de Abril de 1965 que durante todo el año ha llevado a cabo la Universidad, un hecho patriótico al que la Universidad debe su fisonomía actual, producto del Movimiento Renovador Universitario surgido a partir del mismo.

La Universidad se mantendrá dando los más abundantes y capaces frutos de la educación superior dominicana, como lo ha hecho en estos 477 años, en los cuales ha suplido la mayoría de los profesionales que hoy dirigen el país, tanto en el ámbito público como privado; continuará representando el baluarte más genuino en la defensa de los intereses nacionales; seguirá siendo la institución de formación profesional con la más variada oferta curricular, y sobre todo, seguirá siendo el medio de acceso por excelencia de los sectores más humildes de la población dominicana a la formación universitaria y principal puerta de movilidad social de la nación.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.