Profesor de Educación Física Propone proyecto experimental analiza los problemas de sobrepeso y obesidad

Martes, 17 Enero 2017 16:23 Visto 2255 veces
Valora este artículo
(0 votos)

PUBLICADO POR :

Webmaster

Aunque el objetivo principal del esfuerzo planteado estará concentrado en el estudio de los alumnos/as que presentan condición de sobrepeso, no se descuidarán a los que afortunadamente no presentan estos problemas de obesidad y sobrepeso, ya que si se les ayuda a prevenir estos males, se estaría ahorrando a sus familias gastos médicos que vendrían a complicar la economía y presupuesto del hogar. 

Iniciaría en el liceo experimental Altagracia Amelia Ricart Calventi, de la UASD

La propuesta es del profesor Jacobo Moquete Guzmán, un experimentado en el área, quien labora en el liceo de prácticas y experimental.

Los objetivos del proyecto propuesto procuran desarrollar hábitos de práctica de actividad física en los alumnos/as para una mejor calidad de vida; concienciar a los estudiantes sobre la importancia de una alimentación sana y de calidad; involucrar a la escuela en el desarrollo y formación integral de los alumnos/as, más allá de la rutina diaria; disminuir las ofertas de comida “chatarra” ofrecidas por las cafeterías del centro escolar; e incidir en la autoestima de los alumnos y alumnas que padecen de obesidad y sobrepeso en la escuela.

Ante la pregunta de El Universitario sobre el amplio alcance que se plantean lograr los objetivos señalados, el Maestro Moquete plantea que el liceo Altagracia Amelia Ricart Calventi tiene una matrícula estudiantil de unos 580 alumnos   que reciben docencia en la tanda vespertina de lunes a sábado, está enclavado en la zona universitaria con un personal docente calificado y de calidad. Los alumnos provienen de diversos puntos de la capital dominicana y en su gran mayoría son de estrato social humilde, y una menor cantidad,  hijos de profesores y empleados de la UASD, lo que demuestra la diversidad y las diferencias individuales y socioeconómicas del alumnado.

Según afirma el proponente, el curriculum escolar está formado por 12 asignaturas, entre las cuales está la educación física,  la cual es impartida por un solo profesor, con una frecuencia semanal por curso, la cual es insuficiente para incidir en la salud física de los alumnos y en la adquisición de habilidades de capacidades físicas y deportivas.

Dentro de los alumnos hay algunos y algunas que presentan problemas de obesidad y sobrepeso, que contrastan con su edad cronológica. Estos alumnos presentan problemas de baja autoestima, que se manifiesta en la clase de educación física de diferentes formas, por ejemplo, buscan excusas para ausentarse de las clases, temen exponerse ante sus compañeros y ser objeto de burla, por su bajo rendimiento y la figura de su cuerpo.

El experimentado maestro de educación física afirma que “observando esta realidad en mis clases diarias, es que he decidido actuar para ayudar a estos alumnos y alumnas a subir su autoestima, pero más que todo, influir en la formación de un hombre/mujer consciente de que debe adoptar hábitos de alimentación que combinados con la práctica de actividad física le garanticen una mejor calidad de vida”.

Agrega, “estamos conscientes de que nuestra batalla contra la obesidad y el sobrepeso no es fácil, pero como profesor de educación física tenemos el deber inexcusable de ayudar a nuestros alumnos/as con sobrepeso y obesidad a solucionar su problema”.

No hay que olvidar que además del factor genético, la causa de obesidad y sobrepeso en los alumnos es claramente social. El bombardeo de anuncios por los medios de comunicación incitando al consumo de comidas y alimentos altamente tóxicos para la salud humana, y en contraste con esto, la poca o inexistente campaña de motivación a la práctica de actividad física y la deficiente clase de educación física en las escuelas y colegios públicos del país.

Pedagógicamente los objetivos de una clase se definen como el cambio de conducta que se espera producir en el individuo. Atendiendo a esta definición, el proponente, Maestro Moquete Guzmán, afirma que los cambio en los alumnos que van a ser sometidos a esta experiencia pedagógica deben ser, entre otros, los siguientes:

1. Cambios en sus hábitos de alimentación.

2. Reducción de volumen de masa corporal.

3. Práctica sistemática de actividad física.

4. Recuperación de  autoestima, y por vía de consecuencia, inserción en la sociedad sin complejos.

La metodología

Es importante conocer el historial médico de los alumnos/as que participan en el proyecto. Para esto se cuenta con la participación activa de la familia del alumno y alumna, ya que estos (padre, madre o tutores) son los principales aliados y los que controlarán el comportamiento de los estudiantes en la casa, tomando en cuenta que en la escuela y en la clase de educación física pasan muy poco tiempo.

 Otro aspecto sumamente importante a resaltar en este trabajo es el enfoque científico, tomando en cuenta que planteando e identificando un problema, que es la obesidad y el sobrepeso en los alumnos del liceo Altagracia Amelia Ricart Calventi, se estaría planteando lo que en investigación científica se denomina investigación-acción, ya que se realiza en el terreno, con los alumnos y en plena clase.

El grupo de alumnos con los que se desarrollará este proyecto pertenecen a los grados de primero a cuarto de le nivel medio (bachillerato), ya que en cada uno de estos grados se identifican alumnos con las condiciones de obesidad y sobrepeso.

Previamente, se conversará con los muchachos y muchachas  para explicarles la importancia de que participen voluntariamente, para beneficio de su salud.

En la parte operativa del proyecto se pondrán en  ejecución varias actividades, que se enumeran a continuación:

Los alumnos seleccionados por grupos/clases realizarán tareas diferenciadas, con más carga física que los demás integrantes de la clase, como son:

1- Salto de cuerdas.

2- Carreras continuas.

3- Juegos con pelotas y baile de aros.

Se les explicará a los alumnos que el hecho de que hagan actividades diferentes a los otros alumnos dentro de la misma clase no los hace diferentes, pero que son necesarias para mejorar su estado físico y su calidad de vida.

Todo lo que se enseña tiene que ser evaluado para saber si ha sido efectivo o no, y qué debe hacerse si los resultados no fueron los esperados por el profesor y los alumnos. Los procedimientos a seguir serán:

1. Pesar al alumno/a cada quince días para verificar la efectividad de las actividades.

2. Medir el índice de masa corporal e informar a los alumnos/as de su progreso.

3. Establecer un sistema de progresión mediante el cual vaya pasando el alumno/a de acuerdo a su desempeño y cumplimiento de las metas establecidas.

A través de esta experiencia pedagógica se tratará de ayudar a los alumnos/as que tienen el problema de obesidad y sobrepeso en el liceo Altagracia Amelia Ricart Calventi.

También, se procura concienciar la comunidad educativa en el sentido de que la salud no es una cuestión exclusiva del Sistema Sanitario o del Ministerio de Salud Pública, sino que desde los centros educativos se pueden impulsar acciones que contribuyan a su mejora.

Se espera que este tipo de investigación o experiencia pedagógica pueda insertarse en el Proyecto Educativo de Centro, tanto en el análisis del entorno sociocultural en el que está inmerso el centro y de las características del alumnado, como en las metas que percibe y en las líneas maestras de actuación.

Se puede lograr que el centro educativo se transforme en un entorno más saludable y menos obesogénico. Para ello, se  deben involucrar a los distintos sectores de la comunidad educativa, demandando de las autoridades que construyen los centros educativos a construir escuelas con un entorno saludable.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.