Monday 26 de June de 2017, Santo Domingo, República Dominicana

Relaciones Históricas de Intelectuales y Académicos Mexicanos y Dominicanos (1 de 2)

Printer-friendly versionSend by emailPDF version

Comencemos con el reconocimiento que merece la Nación Mexicana y su evidente influjo en América Latina en materia de folklore y la música de mariachis que invadieron el hemisferio americano en las décadas de los 50s, 60s y 70s particularmente. Ya en el año 1953, en plena Era de Trujillo, se llevó a cabo en el País la Semana Aniversario para conmemorar la instalación de la Radio y Televisión Dominicana, una de las tres primeras del mundo latinoamericano, con la fanfarria de los mejores y afamados artistas venidos de México. El Generalísimo Trujillo quería lucirse con los más granados del arte mexicano. En las mañanitas de los campos y ciudades dominicanas se escuchaban canciones mexicanas, que deleitaban con sus ocurrencias el alma nacional e identifican al pueblo dominicano con aquella Nación de revolucionarios.-

El programa artístico cultural se proponía provocar y cautivar la conciencia colectiva dominicana con fines de apuntalar la devoción por la política trujillista, pues México representaba en sus canciones y filmes, no sólo para Dominicana, sino a toda América Latina, la siembra de un arte pegajoso, rítmico, cadencioso y ocurrente que tatareaban los latinos. Así, el corrillo mexicano, los mariachis y música de su folklore. Petán Trujillo supo nuclearse un grupo de artistas y locutores dominicanos, que hicieran de contraparte a tan magno evento.-

Esas relaciones, sin embargo, se remontan a los tiempos de la independencia efímera, 1821, cuando José Núñez de Cáceres emigra a México, reside en Tamaulipas y allí logra insertarse en la sociedad local mexicana, a tal punto que lo hacen Gobernador, con andar del tiempo. Casa con mexicana y allí deja su impronta, incluyendo descendientes.

Ya desde los inicios de la lucha por su independencia y soberanía, pisoteado su suelo por Francia e Impuesto Maximiliano de Hasgburgo en nombre del Imperio austro-húngaro, nos informa la mexicana y académica de la UNAM Patricia Galeana , en conferencia dictada en Santo Domingo, Academia de la Historia, sobre Benito Juárez y la Solidaridad dominicana, del apoyo que diera el pueblo dominicano a la causa noble y emancipadora de México.-

En la misma se hace mención al decreto del Congreso de Colombia por el que se declara que el ciudadano mexicano Benito Juárez ha merecido el bien de la América, el primero de mayo de 1865. Posteriormente, el Congreso dominicano en 11 de mayo de 1867, siendo Presidente Juan Bautista Zafra, lo declara como Benemérito de las Américas, reconocimiento que perdura y epígrafe con que los pueblos de este lado del mundo le rinden tributo merecido.-

Del triunfo de Juárez sobre la fuerza interventora francesa surgió en el derecho internacional la doctrina Juárez, de defensa de la soberanía nacional y la autodeterminación de los pueblos. La doctrina Calvo y la Drago que sirvieran a la jurisprudencia internacional y constituyeron un soporte a la descolonización de Santo Domingo, que había sido desocupada por las tropas españolas apenas dos años antes. En discurso de B. Juárez el 31 de mayo de 1862 decía: “El triunfo de México sirviera para asegurar la independencia y respetabilidad de las repúblicas hermanas. (Revista Clío, Academia de la Historia, No. 174, p 128, Conf. de Patricia Galeana). Pero la frase con que más le recordamos: “Porque entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.-

Siguiendo los trazos de Núñez de Cáceres, quien dejó descendientes en México, el dominicano más ilustre con que cuenta el parnaso nacional lo es don Pedro Henríquez Ureña, quien radica en México donde ejerce una labor intelectual y educativa al llegar por Veracruz en 1906.