Monday 26 de June de 2017, Santo Domingo, República Dominicana

AL INICIAR LA PRIMAVERA

Printer-friendly versionSend by emailPDF version

Aunque en nuestro país no se marcan con énfasis los cambios de estaciones, la llegada de la primavera trae al ambiente y al espíritu aires nuevos que recrean a las personas, especialmente a aquellas que aman la naturaleza. Las pequeñas aves, que sí perciben el cambio de estación, se apresuran a hacer sus nidos, al tiempo de interpretar sus melódicos trinos. Las plantas brotan en sus yemas terminales dando al ojo humano la oportunidad de apreciar la amplia gama de colores del verde, en todas sus tonalidades. Con cualquier leve llovizna se aprecia la alegría de los árboles, que concentran el rocío en sus hojas y se reaniman del estío del invierno, anunciando una nueva estación.

La Universidad expresa la llegada de la primavera en sus recintos, donde árboles y animales silvestres han encontrado refugio. Pero también la expresa en el crisol de razas que pueblan sus aulas. La UASD constituye un laboratorio en que se aprecia la rica diversidad cultural que nos define como dominicanos.

La primavera se expresa en el vestir de la población universitaria, que animada por las fechas de asueto de ocasiones como la Semana Santa, anima a los jóvenes y a otros y otras no tan jóvenes a esforzarse en los gimnasios para lucir mejor. Así, se lucen las modas más recientes y hasta se compite amigablemente por una mejor figura.

Desde el punto de vista intelectual, llegándose a la medianía del semestre, los ajetreos propios del período de exámenes y de la presentación de trabajos acelera el ritmo. Se inician los planes para el verano, tomándose la decisión de inscribir asignaturas en el Curso de Verano, o dedicar el tiempo al ocio o a algún trabajo temporal.

En la academia, cada estación trae su propio encanto, pero la primavera no es superada por ninguna otra, siendo el colorido de las flores y el trinar de las aves su mayor atractivo.

Detengámonos a disfrutar de cada detalle de esta estación del año y valoremos la importancia de los espacios con que el Pueblo Dominicano nos ha dotado para realizar la formación académica de nuestros estudiantes y para, en el caso del personal docente y administrativo, desarrollar una carrera con aportes al país a través de la producción de los profesionales y técnicos que le sirven desde los ámbitos públicos como privados.

Edición: 
Segunda Quincena Marzo 2015