Monday 26 de June de 2017, Santo Domingo, República Dominicana

SOBRE UNAS Y OTRAS COSAS

Printer-friendly versionSend by emailPDF version

Es bueno que se expresen las ideas de los distintos grupos profesorales, estudiantiles y de empleados que hacen vida en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Históricamente, sus aportes han contribuido a la ventilación de problemas, al ofrecimiento de soluciones y a prevenir a la institución de problemas potenciales. En forma práctica, esos grupos comprueban la disposición al diálogo y la receptividad de sus autoridades.

Sin embargo, no es bueno que se aprovechen temas de interés para la Universidad con el solo propósito de apuntalar posiciones políticas o grupales. No se deben permitir aprovechadores que, enterados de soluciones en marcha, se adelanten a presentarlas como sus sugerencias o que exterioricen propuestas que ellos mismos saben no pueden ser puestas en práctica, por variadas razones. No se deben aceptar medias verdades.

A toda la Universidad, a todo el país, le consta que en la gestión que encabeza el Dr. Iván Grullón Fernández se está trabajando en todos los aspectos que conlleva una gestión universitaria moderna.

La paz que ha reinado en la academia durante más de un año de gestión ha sido construida por la prudencia de las actuales autoridades y su comportamiento valiente de llegar al seno de los conflictos. Los intentos aventureros para turbar la paz de la Academia se han ganado el rechazo firme de todos los sectores que inciden en la vida universitaria y de toda la sociedad.

El propósito anunciado de procurar un mayor acercamiento con el gobierno, las fuerzas productivas y la sociedad en general se hace visible en los intercambios con todos los sectores y la presencia de la Universidad en todos los escenarios que le son naturales. El gobierno dominicano está apoyando la Universidad, atendiendo a la satisfacción de sus necesidades más perentorias.

El problema de falta de aulas y de profesores no tiene fácil solución. Mantener abierta las puertas de la Universidad, como único sendero por el cual pueden transitar los más pobres para alcanzar una carrera universitaria, nos impone limitaciones con las cuales habremos de seguir lidiando. Se exploran soluciones, como la educación virtual o semi-presencial y la demanda por más espacios y profesores, pero sin interrumpir la marcha de la Universidad.

Reconozcamos que la situación financiera de la Universidad no es la mejor, con un presupuesto prácticamente similar durante tres años y con crecientes necesidades que se deben resolver.

Trabajemos unidos a nuestras autoridades para que la marcha hacia una cada vez mejor universidad continúe.

 

Edición: 
Primera Quincena Marzo 2015